Sí, había amor. Y mucho. Pero la relación era un infierno y rompisteis. Aun  así, pensáis el uno en el otro todo el día.

A los tres meses, un martes a las 2 de la madrugada, no puedes dormir. Coges el móvil y revisas si tu ex ha cambiado la foto de perfil de wasap y su última hora de conexión. Es casi un hábito. Descubres que está en línea. Y simplemente escribes “hola”. Y tu ex responde: “hola”. A partir de ahí, quedamos a cenar. Casi como amigos. A los postres ya hemos vuelto a ser pareja. Porque nos queremos y el amor lo puede todo.

Y en pocos meses se repetirá la secuencia de la ruptura. Sensación profunda de “yo esto ya lo he vivido”. Los amigos, cansados de oír la misma historia y quemados. Algunos te evitan, o miran al infinito cuando les sacas el tema (quizá ni veas esas miradas.) Los familiares con un “ya te lo dije”. Y tú con un “es que soy gilipollas”.

Pero en el fondo y casi en la forma, sigues queriendo a esa persona y esperando, esperando… porque amor y esperanza son dos caras de la misma moneda.

Pero nada ha cambiado sustancialmente. Seguís siendo las mismas personas. Los dos. Con heridas más grandes cada vez. Con más lágrimas. Pero nada ha cambiado. ¿Pero acaso se puede dejar de amar a alguien por un acto de la voluntad? ¿Por decidirlo? Te has enamorado y desenamorado otras veces, pero ni decidiste querer, ni dejar de querer. Vino y se fue. ¿No es así?

El amor no suficiente. Sin amor no hay nada, pero el amor, sólo, no basta. No me meto en teología. Hablo de personas. Junto al quererse, hay otros elementos indispensables:

  • La capacidad para comunicarse correctamente.
  • Para perdonar y seguir adelante.
  • Para renunciar al egocentrismo. Para construir algo en común, un proyecto.

Todo esto se puede resumir en una palabra comodín, generalista y ambigua, pero pertinente. Se llama ser maduro. Sin madurez personal (ojo, no profesional, o social…) el amor no basta.

Me gustaría poder escribir aquí 5 señales, bien sencillas, de que una persona es madura. Haría este post más sencillo de leer, al tiempo que convertiría algo serio en una hamburguesa de fácil digestión. A todos nos gusta una hamburguesa de vez en cuando. Pero es una señal de inmadurez personal sobrevivir intelectual y emocionalmente a base de conceptos e ideas hamburguesadas.

Así que acabaré diciendo algo impopular, sinónimo de desagradable. Ser maduro es aprender a sacrificarse. Es aprender a hacer lo que se debe, no lo que se quiere. Con mayúsculas. La felicidad deriva del deber. Jamás de la comodidad. Constrúyete para amar de verdad.


¿Necesitas hablar?

400
Términos y condiciones de privacidad: Los datos requeridos son necesarios para gestionar tu solicitud de información y mantener el contacto contigo. Si no facilitas los datos requeridos no podremos atender y gestionar tu petición. Los datos facilitados serán tratados con responsabilidad, con la finalidad de mantener el contacto y suministrarte información, en base a tu propia solicitud y consentimiento. Los datos serán tratados durante los plazos legalmente establecidos y serán conservados mientras mantengas tu relación con nosotros, siendo suprimidos una vez terminada la misma. La cumplimentación, aceptación y envío del formulario, confirma tu consentimiento y autorización para el registro y tratamiento de tus datos, y el envío/recepción de comunicaciones electrónicas con la información solicitada. En cualquier momento podrás revocar tu consentimiento para ello sin que ello afecte a la licitud del tratamiento basado en tu consentimiento previo a su retirada, así como ejercer los derechos legalmente reconocidos sobre tus datos personales, entre otros, los derechos de acceso, rectificación, supresión y, en su caso, limitación del tratamiento, portabilidad u oposición, en el modo y forma establecidos en la Política de Privacidad recogida en este sitio web. Si deseas más información envía un email a sergioh@sergioherreromob.com


Deseo recibir información electrónica sobre las actividades, programas y eventos de Sergio Herrero, por lo que acepto que mi dirección electrónica sea tratada con esa finalidad, según los términos y condiciones de privacidad recogidos anteriormente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ,Más información, y sobre nuestra Política de Privacidad

ACEPTAR
Aviso de cookies